"Lo que genera problemas no es lo que uno no sabe, sino aquello que uno sabe a ciencia cierta y no es cierto". Mark Twain

17 mayo 2008

Conciliar y racionalizar horarios como medida para atraer y retener talento


No hay nada como los horarios españoles en toda Europa.
Como se puso de manifiesto en el II Congreso Nacional para Racionalizar los Horarios Españoles.
Y la flexibilidad horaria, una asignatura pendiente, si se tiene en cuenta que sólo un 9 % de las empresas españolas, frente al 23 % de las de la UE, se esfuerza por adaptar sus horarios a las necesidades de sus trabajadores. Algunas de las ideas que surgieron en el congreso fueron: La conciliación de la vida personal, familiar y laboral a través de horarios más racionales no significa trabajar menos, sino trabajar mejor y ser más productivos.
Las empresas que ya han probado esa fórmula (aplicable a grandes, medianas y también pequeñas) aseguran que la rentabilidad está asegurada.
De hecho, se prevé que el ejemplo de Iberdrola (primera compañía del IBEX-35 que implanta la jornada intensiva en horario de 7,30 a 15,30 con un margen de entrada y salida de 24 minutos) establezca un antes y un después en la conciliación y racionalización de horarios. Debemos de concienciarnos de que la conciliación no es una concesión a los trabajadores, ni tampoco un coste que hay que asumir, sino que es una inversión que ayuda a optimizar recursos, mejorar la competitividad de la empresa, motivar a los trabajadores y reducir los casos ascendentes de estrés y absentismo laboral. La conciliación es un factor clave para atraer y retener el talento, en un momento en que esta cuestión se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los responsables de recursos humanos de cualquier empresa. La nueva generación de jóvenes profesionales que se incorpora a las empresas ya no busca sólo un puesto de trabajo acorde con sus expectativas salariales, sino que el horario de trabajo es un factor decisivo a la hora de escoger entre una u otra compañía o de cambiar de empresa.
Dar facilidades a los trabajadores para conciliar su vida personal y laboral permite mejorar la calidad de vida, aumentar la productividad, disminuir la siniestralidad y dar mayor valor al tiempo. Y esto pasa ineludiblemente por racionalizar los horarios españoles y hacerlos europeos.
En definitiva, en un marco laboral cada vez más globalizado y competitivo, y aprovechando las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías (Internet, e-mail, videoconferencias, etc.), si las empresas quieren retener y atraer el talento y conseguir que sus empleados estén motivados y sean más productivos tendrán que pensar en implantar verdaderas políticas de conciliación en el futuro.