"Lo que genera problemas no es lo que uno no sabe, sino aquello que uno sabe a ciencia cierta y no es cierto". Mark Twain

10 febrero 2005

Entrevista para AREMA

  • ¿Qué beneficios tiene la empresa al entender la formación de su personal como un itinerario o carrera formativa? La orientación a medio-largo plazo de la formación, como plantea la existencia de un itinerario, permite la consecución de mayores y mejores beneficios de esta formación. Recordemos que la capacitación de nuestros mandos viene ocupando una posición bastante menos protagonista de la que debiera en las empresas, entre otras, por la escasa continuidad y relación entre sí de las distintas acciones que se viene programando desde las empresas. Así, puede suponer un aumento del impacto y el cambio propuesto, ya que la formación es absolutamente necesaria para posibilitar que las cosas lleguen a suceder. También podríamos decir, que facilita la consecución de mayores retos por parte de la empresa. Se ha constatado que el logro de las aspiraciones y metas de la empresa viene condicionado en un alto porcentaje por sus recursos humanos y por el nivel de capacitación y profesional que tengan dichos recursos. ¿Y para los trabajadores? · Supone crecimiento profesional. El poder crecer en lo profesional dentro del mismo entorno organizativo en el que se encuentra el trabajador en la actualidad, permite una mayor visión de futuro a medio y largo plazo de su trabajo y uno de los mejores motivadores que existen. · Viene a reafirmar la apuesta de su empresa en las personas como valor fundamental. Ya que la realización de formación continua para ayudar la consecución de determinados objetivos, supone la confirmación de la inversión que hace la empresa sobre cada profesional en lo individual y sobre su aportación en el conjunto del negocio y sus planes de futuro. Nadie invierte en lo que carece de valor. · Mayor y mejor adaptación a los constantes cambios. Los cambios y continuas adaptaciones internas que nos vemos obligados a producir en nuestra empresa, se suelen producir de forma más adecuada, si existe una coherencia estratégica en las políticas de formación de nuestros recursos humanos. · Aumento de relación e integración con los demás miembros del negocio. Actualmente, los mandos tienen la necesidad de crear equipos y coordinarlos en la dirección más adecuada, para conseguir de ellos toda su motivación y potencial de trabajo. Esto les exige el desarrollo de nuevas capacidades profesionales que tienen que ver con la interacción o relaciones personales, y que se vienen a potenciar desde la formación. · En definitiva, mayor nivel de empleabilidad, ya que aumentan las posibilidades de desempeñar otras funciones o tareas distintas a las actuales y aumenta también la aportación de valor. Para desarrollar un nuevo puesto de trabajo, ¿cree es básico además de fijar adecuadamente los objetivos, enseñar las habilidades necesarias al trabajador? Es crítico. De hecho se han demostrado mucho más importantes las capacidades y habilidades del trabajador que sus conocimientos técnicos. Esto vuelve a incidir en que estamos necesitados de seguir aprendiendo para adaptarnos a los nuevos cambios en la empresa y que también necesitamos desarrollar dichas competencias profesionales. ¿En qué medida el curso de “Especialista…” cree que puede ayudar al sector del mueble y la madera? Toda valoración sobre el sector habrá de hacerse desde el conjunto de los factores que interactúan y se refuerzan entre sí. Específicamente, creo que la titulación de Especialista viene a favorecer el nivel de competitividad de dicho sector, ya que una vez que se logran preparar y capacitar mejor sus profesionales se satisface una de las actuaciones prioritarias determinadas por el plan estratégico. El hecho de que se haya creado y puesto en marcha específicamente para el sector, un programa a modo de itinerario, que está dotado de los aspectos cualitativos más adecuados para que la formación pueda conseguir dicho cambio, puede convertirse en una verdadera herramienta de impulso y desarrollo. De hecho dicho programa, pretende la potenciación de determinados aspectos que se correlacionan con una mayor capacidad para la dirección y manejo de las personas, por aquellos profesionales, gestores y/o mandos que tengan bajo su cargo la coordinación y mejora de otras personas. Las modificaciones sufridas por el FORCEM a nivel económico, ¿las concibe como un problema o como una oportunidad? Sin duda una oportunidad. La nueva situación nos permite elegir voluntariamente el destino de las inversiones que realizamos en la formación de nuestro personal y esto es muy importante cuando decidimos optimizarla. Creo que antes esta situación era menos modificable o al menos no teníamos tanta conciencia de su importancia.