"Lo que genera problemas no es lo que uno no sabe, sino aquello que uno sabe a ciencia cierta y no es cierto". Mark Twain

01 julio 2000

Principales áreas de actuación en la Psicología del Deporte

Ya hace siete años que, de forma ininterrumpida, se viene aplicando la Psicología del deporte en la Región de Murcia. Si bien no ha sido hasta ahora cuando realmente se puede hablar de cierta consolidación, sobre todo en lo que respecta al trabajo continuo (más de una temporada; en un mismo club), haciéndonos ser optimistas en cuanto a la implantación y desarrollo de esta disciplina en nuestra región. En este sentido, a nivel esquemático se pasan a enumerar las principales parcelas de entrenamiento psicológico en las que actualmente se vienen realizando acuerdos de colaboración con los distintos clubes y deportistas, así como las principales dificultades que han ido asociadas a éstas. PRINCIPALES PARCELAS DEL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO · Mediante la pertinente evaluación inicial se ha procedido a la detección de necesidades psicológicas en el entrenamiento y en la competición sobre todo en categorías tempranas. Esto nos ha permitido después, la formación y adiestramiento a atletas sobre el control de variables psicológicas (activación y estrés). · Preparación de competiciones específicas en categorías promesa de marcha atlética (anticipando dificultades y entrenado respuestas convenientemente). · Se ha favorecido el desarrollo de un funcionamiento más objetivo por parte de los deportistas (ajuste de expectativas previas, control del exceso y de la falta de motivación) con deportistas que jugaban en casa y generaban ansiedad. · Potenciación de la autoconfianza. Por ejemplo, con un jugador de fútbol sala, que dependía en exceso de sus actuaciones en los momentos iniciales del partido. · Intervención en control de estrés y autoconfianza, fundamentalmente apoyada en la utilización de técnicas como: visualización, relajación y uso de autorregistros personales en futbolistas jóvenes, así como el paliar déficits de motivación con el establecimiento de metas buscando la prevención de abandono del deporte. · También se ha impartido formación y se ha asesorado a padres, sobre todo en relación al Faire Play y la comunicación con sus hijos deportistas. Además se les ha presentado la figura del psicólogo y explicado su rol. · Debido a la buena relación con algunos entrenadores, se asesoraba continuamente sobre: calidad de los refuerzos aplicados a los deportistas, comunicación y aprendizaje de nuevas conductas. · Con un jugador de fútbol-sala, que no controlaba la activación, a veces no podía correr ya que se le montaban los gemelos, se desarrolló un entrenamiento en relajación y una reestructuración cognitiva que le llevó al ajuste de expectativas y la mejora de la relación con los compañeros.· Introducción en técnicas psicológicas a patinadores jóvenes. Introducción del trabajo con autorregistros. Programación del tiempo libre. Asesoramiento a padres relativa a lo que hacen (su conducta) y a cómo tratan la alimentación de sus hijos. · Con tenistas se han entrenado técnicas en pista de concentración - atención y de control de activación. Problemas motivacionales. Se quiso responder a la pregunta ¿por qué jugaban? · En tenis de mesa, se entrenó la mejora de la concentración, sobre todo en movimientos muy rápidos y reflejos, queriendo evitar los altibajos en la misma debido a baja autoconfianza relacionada con los rivales y la situación en la clasificación ("He llegado a mi tope, estoy en cuartos de final; seguro que pierdo este partido"). · Establecimiento de objetivos con marchadores para hacer frente a las grandes necesidades motivacionales que existían ante el entreno lejos de la competición. Por otro lado, el trabajo con los deportistas ha llevado aparejadas una serie de dificultades que podrían servir de referencia para anticiparse y evitarlas en el futuro: PRINCIPALES DIFICULTADES ENCONTRADAS · No tener la oportunidad de realizar un seguimiento continuo del progreso de los deportistas en cuanto al desarrollo de sus habilidades, debido a la baja frecuencia de las sesiones de trabajo.· Por ejemplo, en atletismo y patinaje a veces no se dispone de pruebas deportivas que verdaderamente sirvan de control y medición del rendimiento mental y físico de los deportistas. Esto impide además que se puedan poner en práctica determinadas habilidades entrenadas con el psicólogo. · Algunas entrenadoras discriminaban su comunicación, dando prioridad a algunas deportistas y no la adecuaban convenientemente a su edad cuando hablaban con gimnastas.· Encontrar demasiada implicación de los padres o ninguna en la actividad deportiva del niño.· Desarrollar un entrenamiento psicológico con deportistas amateur sujetos a una escasa disponibilidad de tiempo, etc. · El mantener la cohesión y objetivos comunes entre deportistas amateurs y profesionales en un mismo equipo, ya que suponía motivar en base a objetivos colectivos a un grupo con necesidades y objetivos individuales muy heterogéneos y a veces no afines a los objetivos colectivos.· Grandes exigencias de calendario en deportistas que salían recientemente de una lesión, incluso con la contraindicación del psicólogo. · Trabajar con entrenadores poco conocedores de la necesidad del entrenamiento en esta parcela, que no prestaban la colaboración necesaria a la hora de regular la activación de sus jugadores antes de las competiciones o cualquier otro objetivo. · Padres excesivamente orientados al resultado o que obligaban a hacer deporte a los niños. · Poca homogeneidad de los grupos, lo que implica poco tiempo para dar respuesta a las necesidades individuales de cada jugador en particular. · La falta de disciplina (normas grupales demasiado flexibles) en clubs que no están bien organizados ha llevado a la pérdida de eficacia en algunos casos. · Horario reducido (30 min.) y/o falta de espacio (no hay un lugar apropiado para determinados ejercicios psicológicos) que imposibilitan la realización adecuada de todo el entrenamiento planificado. · Comenzar el entrenamiento psicológico una vez está avanzada la liga o competición del deportista, lleva a actuar sobre la marcha y sin ninguna planificación conjunta con los demás técnicos. En definitiva podemos observar, que en la Región de Murcias han existido durante la temporada 1999-2000 distintas líneas de entrenamiento psicológico, que son un breve ejemplo de algunas estrategias que se pueden llevar a cabo con los padres, entrenadores y deportistas.